LAS HEREJÍAS DE JUAN PABLO II, parte I.



Juan Pablo II enseñó la salvación universal, esto es, que todos los hombres se salvan.

La única dificultad en la discusión de las herejías de Juan Pablo II es decidirse por dónde empezar. Sus herejías son tan numerosas que uno se queda casi abrumado al decidir por dónde partir. Un buen punto de inicio es con su constante enseñanza sobre la SALVACIÓN UNIVERSAL. La idea de que todos los hombres se salvan es contraria a las claras palabras del Evangelio  de Jesucristo.

Sin embargo, Juan Pablo II sostuvo y enseñó que en la Encarnación, el Hijo de Dios se unió con cada hombre en una unión inquebrantable, lo que hace imposible, según él, que alguien vaya al infierno. Juan Pablo II enseñó explícitamente que esta unión entre Cristo y cada hombre dura eternamente.

Sin embargo, Juan Pablo II sostuvo y enseñó que en la Encarnación, el Hijo de Dios se unió con cada hombre en una unión inquebrantable, lo que hace imposible, según él, que alguien vaya al infierno. Juan Pablo II enseñó explícitamente que esta unión entre Cristo y cada hombre dura eternamente.

Juan Pablo II, Redemptor hominis, # 13, 4 de marzo de 1979: “Se trata de «cada» hombre, porque cada uno ha sido comprendido en el misterio de la Redención y con cada uno se ha unido Cristo, para siempre, por medio de este ministerio”

Juan Pablo II, Redemptoris missio, # 4, 7 de diciembre de 1990: “En el hecho de la Redención está la salvación de todos, „porque cada uno ha sido comprendido en el misterio de la Redención y con cada uno Cristo se ha unido, para siempre, por medio de este misterio‟”

Juan Pablo II, Centecimus annus, # 53, 1991: “No se trata del hombre abstracto, sino del hombre real, concreto e histórico: se trata de cada hombre, porque a cada uno llega el misterio de la redención, y con cada uno se ha unido Cristo para siempre a través de este misterio”.

Nótese la palabra “para siempre” en las tres citas. Sí, en tres diferentes encíclicas, Juan Pablo II afirma sin rodeos que cada hombre se une con Cristo para siempre. Esto significa que todos los hombres se salvan. El infierno es la separación eterna de Dios, pero nadie se separa nunca de Dios según Juan Pablo II. Todos están unidos con Dios para siempre. Esto es la salvación universal.

Hay muchas otras citas que se podrían presentar para demostrar que Juan Pablo II enseñó que todos los hombres se salvan. Por ejemplo, en 1985, Juan Pablo II explicó cómo la sangre redentora de Cristo no está sólo disponible para todos (lo que es cierto), sino que en realidad llega a todos y salva a todos.

Juan Pablo II, Homilía, 6 de junio de 1985: “La eucaristía es el sacramento de la alianza del cuerpo y sangre de Cristo, de la alianza que es eterna. Esta es la alianza que incluye a todos. Esta sangre llega a todos y a todos salva”

Juan Pablo II, Homilía, 27 de abril de 1980: “… Jesús nos hace, en sí mismo, una vez más hijos de su Padre eterno. Él obtiene, de una vez por todas, la salvación del hombre: de cada hombre y de todos…”

CON UNA DOCTRINA COMO ESTA, ¿quién no sería amado por el mundo? Juan Pablo II apeló a y fue amado por las masas, porque él aceptaba la religión de todos y enseñaba que todo el mundo estaba unido con Cristo sin importar en que CREYERA o HICIERA.... (contradiciendo la palabra de Dios), pero sin embargo;

El evangelio de SAN JUAN. cap. 1 versículo 11-13 dice: "a lo suyo vino, pero los suyos no lo recibieron, mas a todos los que lo recibieron, a quienes creen en su nombre les dio potestad de ser hechos hijos de Dios, estos no nacieron de sangre, ni por voluntad de carne, ni por voluntad de varón, sino de Dios". SAN JUAN Cap. 3, V.36 dice: "El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que se niega a creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él". SAN JUAN Cap. 10, V.22-28  Se celebraba en Jerusalén la fiesta de la Dedicación. era invierno, y Jesús andaba en el Templo por el pórtico de Salomón. lo rodearon los judíos y le dijeron: hasta cuando nos tendrás en suspenso? Si tu eres el Cristo, dínoslo abiertamente. Jesús respondió: -Os lo he dicho, y no creéis. las obras que yo hago en nombre de mi Padre, ellas dan testimonio de mi; pero vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas, como os he dicho.

Juan Pablo II enseñó que el Espíritu Santo es el responsable de las religiones no cristianas.

Además de ser una HEREJÍA, es una BLASFEMIA!!!, la biblia dice en la primera carta del apóstol Juan, en el capítulo 1 versículos 5-7 "Pues este es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos a vosotros: QUE DIOS ES LUZ, Y NO HAY NINGUNAS TINIEBLAS EN ÉL. Si nosotros dijéremos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no hacemos la verdad. Mas si andamos en la luz, como Él está en la luz, tenemos comunión los unos con los otros, y la sangre de Jesús Cristo su Hijo nos purifica de todo pecado."

Lo que Juan Pablo II enseñó sobre el Espíritu Santo es tan blasfemo y herético que podría decirse que es su peor herejía.

Juan Pablo II, Redemptor hominis, # 6, 4 de marzo de 1979: “¿No sucede quizá a veces que la creencia firme de los seguidores de las religiones no cristianas, —creencia que es efecto también del Espíritu de verdad, que actúa más allá de los confines visibles del Cuerpo Místico…”. Ésta es una increíble blasfemia contra Dios.

Salmos, 95, 5: “Todos los dioses de los gentiles son demonios…”.

1 Corintios, 10, 20: “Antes bien, digo que lo que sacrifican los gentiles, a los demonios y no a Dios lo sacrifican. Y no quiero yo que vosotros tengáis parte con los demonios”.

Puesto que Juan Pablo II enseñó que la creencia de esas religiones es el resultado del Espíritu de Verdad, esa es la razón de que él repetidamente elogiara, promoviera y incluso rezara con los miembros y líderes de las religiones no cristianas. (Pero sin embargo, estos hábitos y actos idolátricos de Juan Pablo II no murieron con él, hace unos pocos meses se vio al papa Benedicto XVI en una cumbre ecuménica que los líderes de la iglesia católica apostólica romana organizaron en El Vaticano, orando por la paz mundial con múltiples líderes de las religiones paganas de todo el mundo.)

Usted dirá, y que tiene de malo orar con otras religiones?. bueno amigo mío la biblia es clara, 1 TIMOTEO capítulo 2 versículos 5-6  -Pues hay un solo mediador entre Dios y los hombres: Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo-. (1 CORINTIOS capítulo 8 versículos 5-6 "Aunque haya algunos que se llamen dioses, sea en el cielo o en la tierra -como hay muchos dioses y muchos señores-, para nosotros, sin embargo, solo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas y para quien nosotros existimos; y un Señor, Jesucristo, por medio del cual han sido creadas todas las cosas y por quien nosotros también existimos." ). Para evitar caer en el engaño de Satanás, la recomendación que le hace la biblia a las personas es que Salgan de Esa Institución Religiosa "Iglesia Católica Apostólica Romana", porque sino seguiran enrredados en sus falsas doctrinas antibiblicas.

 
Juan Pablo II con animista africano (brujo),

Juan Pablo II, Redemptoris missio, # 29, 7 de diciembre de 1990: ―La relación de la Iglesia con las demás religiones está guiada por un doble respeto: „Respeto por el hombre en su búsqueda de respuesta a las preguntas más profundas de la vida, y respeto por la acción del Espíritu en el hombre‟

Aquí Juan Pablo II dice que el respeto por las religiones no cristianas está dictado por el respeto de la acción del Espíritu en el hombre. Esto significa claramente que el Espíritu es el responsable de esas religiones no cristianas, lo que significa, una vez más, que el Espíritu Santo es comprendido como el espíritu de la mentira: Satanás.

Juan Pablo II, Redemptoris missio, # 56, 7 de diciembre de 1990: ―Las otras religiones constituyen un desafío positivo para la Iglesia de hoy; en efecto, la estimulan tanto a descubrir y a conocer los signos de la presencia de Cristo y de la acción del Espíritu”.

Juan Pablo II afirma que las otras religiones nos estimulan a descubrir la presencia y la acción del Espíritu. Esto significa que las religiones no cristianas son obra del Espíritu – el Espíritu Santo – lo que es igualar una vez más el Espíritu de verdad con el espíritu de mentira: Satanás.

Juan Pablo II enseñó y practicó por completo el indiferentismo religioso.

Juan Pablo II, Discurso en el aeropuerto en Corea, 3 de mayo de 1984: ―Vuestro orgulloso y tenaz pueblo, (…) que ha producido estupendos frutos en el arte, la religión y la vida humana. Vuestros antepasados abrazaron esos abrumadores mundos espirituales como el confucionismo y el budismo, haciéndolos, a pesar de todo, verdaderamente vuestros, intensificándolos, viviéndolos e incluso trasmitiéndolos a otros. Wonhyo y Sosan (…) expresan elocuentemente esta hazaña”.

La palabra “hazaña” significa un acto extraordinario. De manera que Juan Pablo II dice que las falsas religiones del budismo y el confucionismo son frutos espléndidos de la religión, y que fue un acto extraordinario que los coreanos trasmitieran a los demás esas religiones de Satanás.


 

Juan Pablo II en el templo budista.

En su segundo viaje a Asia en 1984, Juan Pablo II visitó el templo budista. Antes de llegar al templo él expresó lo ansioso que estaba con reunirse con “su santidad el patriarca budista supremo en el templo”. Pocos días antes de ir al templo budista, Juan Pablo II dijo también:

Juan Pablo II, 6 de mayo de 1984: “… el mundo mira a Corea con especial interés puesto que el pueblo coreano, ha buscado, a lo largo de la historia, en la gran visión ética y religiosa del budismo y el confucionismo, el camino de la auto renovación. (…) ¿Podré dirigir un particular saludo a los miembros de la tradición budista puesto que se preparan para celebrar la festividad de la Venida del Señor Buda? Que vuestra alegría sea completa y vuestro gozo cumplido”.

Juan Pablo II fue luego al templo de la idolatría y se inclinó ante el patriarca budista que estaba de pie delante de la gigantesca estatua de Buda. Esto constituye un acto de idolatría.

Juan Pablo II en el templo budista

Juan Pablo II, audiencia general, 11 de enero de 1995:
―Me complace en esta ocasión asegurar a quienes practican la religión budista mi profundo respeto y sincera estima”.

Juan Pablo II recibió la marca de los adoradores de Shiva

El 2 de febrero de 1986, Juan Pablo II recibió en su frente el Tilac o Tika, la pasta de polvo rojo de los hindúes, el signo de reconocimiento de los adoradores de Shiva. Esto es una total apostasía e idolatría.

Juan Pablo II veneró al hindú Gandhi

En marzo de 1986, Juan Pablo II viajó a Nueva Delhi, el lugar donde el hindú Mahatma Gandhi fue incinerado. Mahatma Gandhi fue un pagano e idolatra que adoraba dioses falsos.

Juan Pablo II se quitó los zapatos delante del monumento de Gandhi y declaró: “Hoy, como peregrino de la paz, he venido aquí a rendir homenaje a Mahatma Gandhi, héroe de la humanidad”.
Un idolatra y pagano era un “héroe de la humanidad” para Juan Pablo II.


La IDOLATRIA de Juan Pablo II en Asís

Durante la reunión, un miembro de cada religión falsa ofreció una oración por la paz; oraciones blasfemas, por ejemplo, como la del hindú que dijo: “La paz sea con todos los dioses” (El líder animista oró al “Gran Pulgar”). Pero sus dioses son demonios, como vimos más arriba, ¡por lo que se rezaba por la paz a todos los demonios (que crearon las falsas religiones) en el Vaticano, patrocinador de la Jornada Mundial de Oración por la Paz! La religión del Vaticano II quiere que estemos en comunión con los demonios.

Juan Pablo II, Redemtoris missio, # 55, 7 de diciembre de 1999: “Dios (…) no deja de hacerse presente de muchas maneras, no sólo en cada individuo sino también en los pueblos mediante sus riquezas espirituales, cuya expresión principal y esencial son las religiones…”.

Encontramos aquí una vez más una clara expresión de la apostasía. Él dice que Dios se hace presente a través de las riquezas espirituales de los pueblos, de los cuales sus religiones son su principal expresión. Esto significa que Dios se hace presente a los pueblos mediante las religiones no cristianas, lo que significa que las religiones no cristianas son verdaderas e inspiradas por Dios.

Las otras reuniones ecuménicas de Juan Pablo II

Juan Pablo II patrocinó encuentros de oración paganos en Kioto (1987), Roma (1988), Bari (1990), y Malta (1991), así como numerosas reuniones después de 1991.

Juan Pablo II siendo “bendecido” en un ritual pagano por un chamán indio en 1987
Hubo una escandalosa reunión de oración pagana en 1999, que se denominó oficialmente “El encuentro pan-cristiano”, en la que una gran concurrencia de religiones falsas fueron al Vaticano a petición de Juan Pablo II.

Juan Pablo II oró con los animistas africanos

El 8 de agosto de 1985, Juan Pablo II oró con animistas africanos (brujos). Juan Pablo II recordó la reunión:

“Particularmente notable fue la reunión de oración en el santuario de Nuestra Señora de la Misericordia en el lago Togo, donde, por primera vez, yo también recé junto a un grupo de animistas”.

Se dice que en realidad en Togo él prestó homenaje a las serpientes sagradas.

En Cotonú, África, el 4 de febrero de 1993, niñas cantoras invitaron a Juan Pablo II a una “inducción de trance” de danza vudú.

Juan Pablo II también participó en numerosos eventos tanto en Roma como en el extranjero, donde se incluían rituales paganos. Estos rituales, que tienen su origen de culturas que son totalmente demoniacas y satánicas en todos los aspectos de sus prácticas religiosas, a pesar de todo, fueron incluidas en muchas celebraciones litúrgicas de Juan Pablo II.


“misa” de Juan Pablo II en ciudad de México en 2002, que incorporó las costumbres de la cultura demoniaca azteca. Indios bailaron delante del altar vistiendo atuendos y corazas dejando descubierto media parte de su cintura. A medida que ellos realizaban sus bailes, se escuchaban silbidos de serpiente de cascabel y el batir de tambores. En realidad, el mismo Juan Pablo II fue el que recibió una purificación pagana que realizó una mujer.


El encuentro ―pan-cristiano‖: la reunión de oración apóstata de Juan Pablo II en 1999.


Esta reunión se denominó “Encuentro Pan Cristiano”. Esto es interesante si se considera que, en su encíclica Mortalium animos, el Papa Pío XI describe como “pan-cristianos” a los herejes que promueven el indiferentismo religioso. Algunas de las cosas que incluyó la reunión pan-religiosa de Juan Pablo II en 1999: un indio americano pivotante en el centro de la Plaza de San Pedro al atardecer “bendiciendo los cuatro cantos de la tierra”, y musulmanes que extendían alfombras en el Vaticano para rezar de rodillas en dirección a la Meca.


La reunión de oración con las falsas religiones de Juan Pablo II: otra reunión apóstata de oración en 2002.

El 24 de enero de 2002, Juan Pablo II celebró otra reunión de oración pagana en la ciudad de Asís, Italia, una repetición del evento abominable que tuvo lugar en 1986. Sin embargo, esta reunión de Asís, fue aún peor.

Durante la segunda reunión de oración de Asís, se autorizó a los representantes de todas las falsas religiones que participaron subieran al púlpito y dieran un sermón sobre la paz mundial. En la presencia de Juan Pablo II, un sumo sacerdote vudú subió al pulpito superior de la Basílica de San Francisco y dio la prescripción vudú para la paz mundial (recuérdese que los vudús son brujos). Por lo tanto, según las disposiciones de Juan Pablo II, desde el púlpito superior de la histórica Basílica de San Francisco, ¡se le permitió a un brujo dar un sermón y ofrecer una receta para la paz mundial! Esto implicaría cortar las gargantas de las cabras, gallinas y palomas y drenar la sangre de sus arterias.

La mujer hindú dijo a toda la multitud reunida que todos eran Dios y en presencia de Juan Pablo II. Después que el judío, el budista, el musulmán, el brujo y el resto terminaran su predicación, los distintos líderes religiosos se dirigieron a diferentes salones para rezar a sus dioses falsos.
Invitación a la oración:

El Santo Padre los invita a todos los presentes a proceder a sus lugares respectivos para la oración.

II. Oración en diferentes lugares

1. Acceso a los diferentes lugares para la oración:
A. Basílica primer piso: Cristianos

B. Sacro-convento:
Cuarto A: Islam
Cuarto B: Budistas
Cuarto C: Siquismo
Cuarto D: Religiones africanas tradicionales
Cuarto E: Hinduismo
Cuarto F: Tenrikyō
Cuarto G: Sintoísmo
Cuarto H: Judaísmo
Cuarto I: Zoroastrismo, jainismo, y confucianismo

Juan Pablo II había dispuesto de antemano que se le designara a cada religión falsa una sala separada en la cual adorasen al diablo.

Los musulmanes necesitaban una sala que estuviera orientada hacia el este, hacia la Meca, y se les concedió una. Los zoroastrianos necesitaban una habitación con una ventana, de manera que el humo de las ramas que ellos quemaban al diablo pudiera salir por ella, y se les concedió una. Los judíos querían una sala que nunca antes hubiera sido bendecida, es decir, una habitación que nunca haya sido bendecida en el nombre de Jesucristo, y Juan Pablo II les proporcionó una. No es posible imaginar una mayor abominación, blasfemia y rechazo al verdadero Dios.